Comunicamos


BIENVENIDAS LAS BUENAS HISTORIAS…


Imprimir Enviar
26 de noviembre de 2014 - 5:25 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos | No. de palabras: 712 | 5090 visitas

Los medios de comunicación de Ecuador y Suecia y también de muchos otros países, se han hecho eco de una historia que a pesar de su sencillez y su aparente intrascendencia, a pesar de que no contiene sexo, violencia y vicios (según la propuesta de W. R. Hearst), ni involucra a personajes famosos de la política o el espectáculo, ha captado la atención de numerosísimos lectores y espectadores y también de los internautas que se expresan en Twitter, Facebook y en cientos de blogs.

Se trata de la historia del perro ahora conocido como Arthur y del equipo Peak Performance, de Suecia, que participó recientemente en el Mundial de Aventura Huairasinchi realizado en Ecuador.

MG_5723

Ese tipo de historias, que reivindica al buen periodismo, capta la atención del público, en primer lugar porque son eso, historias, y el hombre, desde su más primigenia evolución, ha amado las historias, los cuentos, los mitos, las leyendas… Por ello todas las civilizaciones y grupos humanos las han creado, conservado y transmitido: ellas expresan sus más profundas aspiraciones y visiones. En segundo lugar porque más que la ficción al hombre le han gustado las historias reales, pues estas tienen un atractivo que la ficción no tiene. En tercer lugar porque se trata de una historia con final feliz y ese tipo de final nos reconcilia con lo justo, lo bueno, lo que debe ser.

Desde el punto de vista semiótico este tipo de historias se articula sobre varios componentes que se retroalimentan para construir una significación eufórica, feliz. Se trata de la historia de un encuentro azaroso de un personaje débil (el perro) y un personaje fuerte y exótico (un atleta + sueco) en medio de una lucha (una competencia), en la que se desarrolla un rescate gracias a un sacrificio, un esfuerzo.

Se trata del encuentro, al azar, entre un actor vulnerable, el perro Arthur, un actor heroico y exótico (para los ecuatorianos), en una geografía exótica (para los suecos), en la que ambos superan obstáculos y dificultades, gracias a duros sacrificios, y que finalmente triunfan.

K0V2228

Este sencillo esquema actualiza componentes semióticos profundos que en su conjunto son apreciados por lectores y espectadores, provocan un sentido de curiosidad pero también reivindican el sentido de compasión y solidaridad. Frente a la masiva presencia en los medios de comunicación de historias fallidas, de crímenes y violencia, de conflictos y enfrentamientos, nacionales e internacionales, esta historia crea una diferencia, se sale de lo usual, pues expresa valores opuestos: compasión, paz, heroísmo, etc. La historia se articula a partir de componentes inesperados:

Lo fortuito  »  la vulnerabilidad   » el heroísmo   » el final feliz

La historia reproduce el esquema casi arquetípico de los cuentos, leyendas y mitos: un héroe, una víctima, un oponente (en este caso la naturaleza, el hambre, etc.), la conquista de un objeto de valor, un desenlace feliz, etc.

Finalmente, la historia encuentra factores favorables en el contexto socio-cultural, donde hay sectores humanitarios, defensores de los animales, amantes de las mascotas, que se oponen a ser parte de una sociedad de la indiferencia, una tendencia que se origina en las filosofías individualistas neo-liberales; también se apoya en el contexto mediático, que pone en contacto, en tiempo real, dos geografías y dos culturas (Ecuador y Suecia).

MG_5903

El éxito de este tipo de historias se debe, en buena parte, porque son historias que se salen de “lo normal”; pero también porque los periodistas con “buen olfato” saben intuir: a) cuándo una historia es diferente, y b) cuáles historias, por lo señalado en los comentarios anteriores, afectan los deseos de un buen sector de la población.

En los medios suecos, una sociedad con niveles mínimos de violencia, la historia es impactante porque ocurre en un lugar y una cultura para ellos exótica (Ecuador), y también porque convierte a sus competidores en una suerte de héroes de lo cotidiano que si bien no vencieron en la competencia física sí vencieron en la competencia por lo humano, por la compasión y la solidaridad.

Pero ese éxito también muestra, de manera incontestable, que a diferencia de lo que dicen algunos dirigentes del sector comunicacional, hay un público interesado en ver en los medios otro tipo de historias que rompan el círculo vicioso de sexo + violencia + vicios, y promuevan valores constructivos como la compasión, el respeto y la solidaridad.

Fotos: Peak Performance

Deja un comentario