Comunicamos


Cartas ciudadanas- trabajamos por una comunicación sin discriminación


Imprimir Enviar
16 de septiembre de 2014 - 4:29 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos | No. de palabras: 396 | 5263 visitas

La historia de cada persona es distinta, pero en el caso de los afrodescendientes vivimos en el día a día muchas situaciones comunes que no siempre resultan gratificantes. El motivo, aunque injustificado y ajeno a la mayoría de ecuatorianos, ha sido el color de nuestra piel y los estereotipos que se ha construido alrededor del mismo.

Aunque ahora la gente nos dice pueblo afro, por muchos años ser negros significó ser malo, negativo y peligroso. La negritud se difundió en la escuela, los medios y la sociedad, sea consciente o inconscientemente, como un motivo de burla, desconfianza y, peor aún, menosprecio.

En las calles de las ciudades, en las pantallas de televisión y en las aulas, el trato habitual que recibimos ignoró de entrada nuestras capacidades profesionales y la riqueza cultura que tenemos como seres humanos. Poco o nada servía explicar que un afro tiene los mismos derechos y capacidades que el resto de las personas.

 Recuerdo cuando estudiaba comunicación social en la universidad y teníamos que hacer prácticas por un mes. Al elegir un medio de comunicación e ir a pedir el espacio de trabajo la respuesta de los directivos fue muy clara: no podía hacer mi pasantía como reportera porque los hombres y las mujeres negras no sirven en la televisión. Para los directivos de aquel medio no tenía opción. De nada valía mi preparación o capacidad profesional, incluso que algunos afros con esfuerzo y más allá de las dificultades hayan demostrado su talento en roles de presentadores.

 La discriminación en la mente de aquellos directivos estaba latente y más importante que mi pensamiento o sentimientos era el color de mi piel. Se trataba de la misma forma de pensar que encontré al escuchar noticias en donde se resaltaba que los ladrones eran “de color”, al mirar publicidad en donde las llantas son “buenas negras” con alusión sexual y al ser interrogada en un autobús por el lugar en donde cumplo el servicio doméstico.

Los medios han jugado un papel muy importante en la manera como la gente ve a la comunidad afro. Siempre han asociado lo negro con lo delincuente y los trabajos precarios. Ahora, con la ley somos conscientes de que lo que ves, lees y escuchas en un medio de comunicación lo haces parte de tu vida y ahí está la importancia de ser responsables y concebir un cambio cultural que erradique los prejuicios.

Deja un comentario