Comunicamos




Chile conoció los avances de la Ley de Comunicación ecuatoriana


Imprimir Enviar
13 de August de 2014 - 1:19 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos | No. de palabras: 600 | 2840 visitas

“No podemos hablar de democratización de la comunicación en el Ecuador sin redistribuir las frecuencias de radio y televisión con equidad”. Estas palabras fueron parte de la exposición de Patricio Barriga, presidente del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (CORDICOM), durante las “Segundas Jornadas Participativas Sobre la Libertad de Expresión y Leyes de Medios”, que se realizaron este miércoles en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) en Chile.

La experiencia y los avances conseguidos con Ley Orgánica de Comunicación del Ecuador, tras su primer año de aplicación, despertaron el interés de estudiantes universitarios, académicos y periodistas chilenos, quienes se dieron cita a este evento en el que participaron, a más del Presidente del CORDICOM, el doctor Fernando Alvarado, secretario nacional de comunicación del Ecuador, Gustavo Gómez, asesor del gobierno del Uruguay en políticas de comunicación y Pedro Santander, director del Observatorio de Comunicación de la PUCV.

Santander exaltó el nuevo panorama comunicacional latinoamericano y felicitó a la sociedad chilena por empezar a debatir temas como la libertad de expresión desde un enfoque ciudadano que considera la posibilidad de un marco regulatorio. En este contexto, dijo, Ecuador y su Ley de Comunicación son referentes sobre comunicación democrática en la región.

Fernando Alvarado expuso los procesos de transformación de las políticas comunicacionales de América Latina y planteó un antes y un después en la sociedad ecuatoriana gracias a la Ley de Comunicación. Asimismo, explicó que la Ley es producto del mandato ciudadano reafirmado en la urnas por tres ocasiones. Resaltó el compromiso político del Estado con una información basada en la verdad y sostuvo que mentir o acusar a alguien sin pruebas no es libertad de expresión, sino injuriar.

Por su parte, Patricio Barriga realizó un recuento de los avances de la Ley de Comunicación. Explicó que la normativa garantiza a la ciudadanía recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa y con responsabilidad ulterior acerca de los hechos, acontecimientos y procesos de interés general.

Barriga fue enfático al ratificar el compromiso del Estado ecuatoriano con la distribución equitativa de las frecuencias de radio y televisión a través de métodos transparentes –un concurso público- y en igualdad de condiciones para toda la población. Lo que se busca, indicó, es impedir la concentración de la propiedad de los medios de comunicación en pocas manos y evitar lo que sucedió en el pasado en el Ecuador. Hasta antes de 2007, el 93,2% de medios eran privados y no existían las condiciones para que se desarrollen los medios comunitarios y públicos.

En Ecuador actualmente existe un 4% de medios comunitarios y 5% de medios públicos, lo que es un cambio positivo en miras de lograr el mandato de la Ley de Comunicación que establece, las frecuencias se deben adjudicar en un 34% para medios comunitarios, 33% a públicos y 33% a privados.

Patricio Barriga hizo hincapié en que otro de los avances de la Ley de Comunicación es el proceso de profesionalización de los trabajadores de la comunicación que lleva adelante el Consejo a través de tres estrategias: certificación por competencias laborales, tecnologías y títulos de tercer y cuarto nivel. En este sentido, el principal del Cordicom destacó que antes los periodistas ganaban salarios equivalentes a los de los trabajadores de la construcción, mientras que ahora gracias a las políticas estatales sus ingresos aumentaron en 400%.

La Jornadas Participativas se extenderán hasta este jueves. Como parte de la visita del Consejo a Chile, también asistieron los integrantes del Pleno Tamara Merizalde, Paulina Mogrovejo y Hernán Reyes, quienes se reunirán con estudiantes universitarios y el Colegio de Periodistas de Chile.

Deja un comentario