Comunicamos


Cordicom firmó “Declaración contra la discriminación y violencia a favor de los derechos de comunicación”


Imprimir Enviar
11 de Abril de 2014 - 2:38 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos | No. de palabras: 741 | 3187 visitas

Las primeras jornadas de reflexión  sobre discriminación en los medios de comunicación concluyeron exitosamente este jueves 10 de abril. En el evento participaron colectivos, organizaciones, medios de comunicación, estudiantes, autoridades, especialistas y público en general.

 En representación del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), su presidente, Patricio Barriga, firmó una declaración contra la discriminación y violencia a favor de los derechos de la comunicación. Este documento también fue suscrito por autoridades de la Superintendencia de la Información y Comunicación, la Secretaría Nacional de Gestión de la Política, la Defensoría del Pueblo y la Asamblea Nacional.

 La declaración es un instrumento que ayudará a erradicar los contenidos discriminatorios en los medios de comunicación. Además, busca promover un cambio social en el país que garantice un Estado de derechos para toda la ciudadanía. En su elaboración se consideró los contextos: legal, comunicacional y de vulneración de derechos que se ha vivido históricamente en el país.

 A continuación reproducimos el cuerpo entero de la declaración:

 ANTECEDENTES:

 1.       A pesar de la conexiones globales y la profusión de nuevas y potentes tecnologías de  información y comunicación, el mundo contemporáneo muestra un creciente y lamentable panorama de situaciones de discriminación, violencia y exclusión en contra de los sectores más vulnerables y desposeídos, así como de sistemática violación de los derechos humanos y de los derechos de la comunicación, lo que a su vez reproduce imaginarios y prácticas  de discriminación y violencia. La sociedad ecuatoriana no es una excepción en este sentido.

 2.       Actualmente, existe a nivel nacional y mundial un marco jurídico a favor de la equidad, la igualdad y la inclusión, así como basado en el reconocimiento y respeto a la plurinacionalidad y la interculturalidad: están en vigencia una serie de tratados y convenios internacionales, que al igual que la Constitución aprobada en Montecristi en el 2008 garantizan a plenitud los derechos humanos en su universalidad y sus particularidades, y contienen una serie de normas específicas  en contra de la discriminación y la violencia en todas sus formas.

 3.       La nueva estructura del Estado refrendada por la actual Constitución, expresa un renovado marco institucional, programático y  de garantía de servicios como responsabilidad de las cinco funciones del Estado, las cuales están obligadas a intervenir por la vía regulativa, así como por medio de la ejecución de políticas públicas dirigidas a luchar por la equidad y la justicia social, y que tienen a la ciudadanía como el agente fundamental del cambio.

 4.       A partir de junio de 2013, el país vive un escenario diferente con la entrada en vigencia de la Ley Orgánica de Comunicación, la cual enfrenta de manera decisiva y vanguardista los desequilibrios y las asimetrías de un campo comunicacional caracterizado históricamente no sólo por la concentración monopólica de la propiedad privada de los medios, sino también por la presencia masiva de contenidos mediáticos que frecuentemente han vulnerado y vulneran derechos  de distintos grupos sociales, colectivos, comunidades, pueblos y nacionalidades; Ley que ya posibilitado reconocer la diversidad social, y evitar que las diferencias sean causales para la distinción negativa, la exclusión y la restricción de derechos.

 DECLARAMOS:

  • La voluntad irreductible de trabajar juntos y de manera corresponsable entre el Estado y la ciudadanía para contribuir con eficacia en la eliminación de toda forma de discriminación, violencia y prejuicio, en todas las formas de comunicación, para permitir que el enfoque de derechos consolide paulatinamente la responsabilidad social de todos y todas, creando un nuevo entorno de paz, respeto y solidaridad, en el cual los públicos críticos sean a la vez protagonistas y contralores de la función de los medios públicos,  privados y comunitarios.
  • El compromiso de contribuir al respeto y la igualdad en todos los espacios de la sociedad ecuatoriana mediante la eliminación de estereotipos, violencia  y prejuicios contra las personas así como el uso adecuado y respetuoso de todas las formas de expresión así como de representación oral, verbal, gestual, escrita, sonora y visual.
  • Que la comunicación nos pertenece a todas y a todos, como derecho y como servicio público, tal como ha sido legalmente reconocida por la Ley de Comunicación.
  • Que los medios que la hacen posible deben contribuir al fortalecimiento de la democracia posibilitando el acceso ciudadano libre, equitativo y universal a éstos, así como ejerciendo la responsabilidad de enriquecer con sus contenidos y programación a que todos y todas puedan ejercer a plenitud sus derechos y cumplir con sus obligaciones.
  • Nuestra convicción de que una convivencia pacífica, justa y equitativa, solo se puede alcanzar en un ambiente de comunicación,  respeto y solidaridad

Deja un comentario