Comunicamos


El derecho a la comunicación es básico para poder ejercer los demás derechos

El consejero del CORDICOM, Hernán Reyes, reflexionó sobre la importancia de la participación ciudadana en un foro desarrollado en la FLACSO
Imprimir Enviar
6 de febrero de 2015 - 3:00 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos | No. de palabras: 683 | 18387 visitas
asistentes al “Foro Derecho a la ciudad. Construcción de la Ordenanza de Participación Ciudadana”, realizado en FLACSO.

En los salones de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso –Sede Ecuador) este jueves se reflexionó la Ordenanza Metropolitana que establece el sistema metropolitano de gestión participativa. En el debate intervino el consejero Hernán Reyes, quien realizó una exposición sobre la participación ciudadana y el derecho a la comunicación. En el evento titulado “Foro Derecho a la ciudad. Construcción de la Ordenanza de Participación Ciudadana” también estuvieron presentes en condición de expositores Tania Arias Manzano y Franklin Ramírez.

El consejero Reyes destacó que tratar de participación ciudadana es topar un tema vital desde el punto de vista político y social. La participación ciudadana a criterio del miembro del Cordicom es una puerta enorme que se abrió para renovar el tema garantista del Estado. En este sentido, la constitución de Montecristi promueve un rol activo de la ciudadanía que se enmarca en un paradigma que algunos lo llaman el neo constitucionalismo. Este es un enfoque emancipador y transformador en donde la participación ciudadana tiene una función refundadora que innova con un modo de democracia radical que recupera elementos olvidados por la democracia liberal.

DSC_2394

El origen de los derechos de participación tiene una trayectoria propia. No son una dádiva y son un ejemplo de modelo de las manifestaciones sociales imprescindibles en una verdadera democracia. La participación social y sus mecanismos obedecen a la acción de las personas. Como el resto de derechos, la participación ciudadana y la comunicación estarán escritos en un marco normativo que finalmente da una importancia al Estado como actor garantista. Los derechos de participación y comunicación permiten la exigibilidad de los demás derechos, lo que les otorga una mayor dimensión.

“Creo que el derecho a la comunicación ayuda a acceder a otros derechos. Ejercer la comunicación es un acto constante en la vida de las personas y constituye un factor imprescindible para la participación ciudadana. No podemos hablar de democracia y participación ciudadana si no hablamos del derecho a la comunicación”. Hay otro aspecto en el que los derechos de participación y comunicación se junten. Grupos o colectivos vulnerables que no tuvieron voz propia amparados en los derechos a la comunicación y la participación ciudadana pueden desarrollar capacidades creativas que les permitan opinar y decidir en lo que determina la vida pública.

Los derechos a la comunicación quieren posibilitar la discusión y deliberación pública como una de las vías para la resolución de conflictos. Por otro lado, la deliberación pública debe ser realmente abierta. En los derechos a la comunicación la ley orgánica es el marco de este enorme avance en derechos normativos. Hay un salto enorme más allá de la visión del derecho a la libertad de expresión de unos pocos con acceso a medios. Creo que efectivamente hay un tema en la ley de comunicación que tiene que ver con dos grandes ecos: democratizar la comunicación en el Ecuador y ayudar a transparentar el acceso ciudadano a la información pública.
En el caso de la democratización de la comunicación debemos profundizar el trabajo en la creación de mecanismos de participación ciudadana y poder popular. Hay que encontrar caminos y soluciones respecto a los problemas que vivimos en el barrio, la ciudad y el país con la práctica de una conciencia crítica. Hay que entender la comunicación más allá de los medios.

DSC_2456-Editar

En este momento ¿cuál es el poder de los medios? ¿cuál es el rol de los medios? ¿de las redes? ¿posibilitan la discusión? Revisar ocho o más diarios al día en el supuesto de que la selección editorial es un espacio de deliberación era lo habitual y debemos preguntarlo si todavía lo es. Alguien dice que ya no son esas columnas los espacios de deliberación pública. Quizá debemos re pensar el espacio que tiene el ciudadano dentro del campo de la comunicación.

Los datos claves y vitales de la participación ciudadana están en la comunicación. ¿Qué volumen de información socialmente útil tienen los ciudadanos como para decir que nos construimos como sociedad a través de espacios de deliberación?. ¿Qué tanto el entorno mediático brinda condiciones concretas de diálogo? Lo peor que puede pasar es mirar polarizadamente la realidad. La polarización impide dialogar.

Deja un comentario