Comunicamos


Hernán Reyes: “No se puede confundir regulación con control de medios”


Imprimir Enviar
8 de mayo de 2014 - 7:03 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos | No. de palabras: 875 | 5171 visitas

El académico y vocal del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información (Cordicom), Hernán Reyes, en entrevista con Plan V, respondió al profesor Nelson Reascos, luego de que éste emitiera, días atrás y en el mismo medio de comunicación electrónico, cuestionamientos a las resoluciones adoptadas contra la discriminación en medios. El objetivo del Consejero también fue aclarar temas relacionados a la  Ley Orgánica de Comunicación y al trabajo que realiza el Coridcom en defensa de los derechos ciudadanos.

Los entrevistadores Juan Carlos Calderón y Jean Cano plantearon, como apertura, si existe un afán moralizante e inquisidor en la forma en que se sanciona a programas y periodistas  con base en la Ley Orgánica de Comunicación (LOC). En este contexto, el Consejero dejó en claro que el Cordicom no sanciona y llamó a meditar sobre los equívocos en el debate que se ha desarrollado en torno a la LOC. Aseguró que no hay persecución a ningún medio de comunicación, ni censura previa a programas y que el trabajo de la institución, con base en la denuncia ciudadana y amparada en la LOC, es persuadir a través de la regulación tres tipo de contenidos perjudiciales para la sociedad: discriminatorios, sexualmente explícitos o que induzcan a la violencia.

Sobre la necesidad de la regulación dijo “no creo en la dictadura del rating o en la dictadura de la audiencia, no creo que ningún medio de comunicación, porque tenga lectores o esté colocado en el top de la sintonía, no deba en un momento determinado sufrir ese escrutinio, enfrentar ese cuestionamiento o esas críticas que provienen de la sociedad civil”.

Explicó que lo que se hace con la LOC es aplicar una regulación a posteriori de contenidos, desde la óptica de responsabilidad de lo que se difunde en los medios. Ratificó que “ningún funcionario público tiene la potestad de juzgar un programa previamente a que salga”, lo que sí sería ejercer una censura previa a contenidos. Fue enfático en señalar que lo que se hace es garantizar los derechos ciudadanos en el campo de la información y comunicación para todas y todos los ecuatorianos sin excepción.

El Consejero Reyes subrayó que la regulación “no significa concebir o partir del supuesto de que los ciudadanos son infantilizados (…) Lo que sí es cierto es que dentro de los consumidores no todos somos iguales (…) Creen que existe una oferta plural, diversa, con versiones distintas de la realidad, enriquecida de productos o contenidos mediáticos, lo cual yo no lo creo”.

Aclaró que la LOC no se aplica para calificar si un contenido es de mala calidad o no, simplemente se determina si el contenido de un programa es efectivamente discriminatorio. Por eso, mencionó que no se pude confundir regulación con control. La regulación, expuso, limita el ejercicio de determinadas acciones, dentro de determinadas reglas de juego. El control –que nada se relaciona al Cordicom- en cambio tiene dos acepciones, la una es la de un control abusivo, arbitrario y la otra son mecanismos de control que incluyen mecanismos de sanción.

“Creo que los medios de comunicación, más allá de su propio discurso lo que habían planteado es que ellos, como eran contrapoder (…), pero matizado por la idea de que los poderosos siempre están en el Estado (…), hicieron lo que les vino en gana en este país”.

Hernán Reyes: “No se puede confundir control con regulación de medios”

En Ecuador el 91 % de los medios de comunicación son privados, lo que para el consejero Hernán Reyes evidencia el poder de los dueños de los medios. Según el Consejero, a pesar de eso, existe un ambiente de cambio donde temas como los contenidos discriminatorios en medios se pueden discutir en la sociedad. Crítica que para Reyes debe complementarse con un examen profundo en el interior de los medios, como un ejercicio permanente de autocrítica para hacer autoregulación. “Mientras no se haga eso, debiera haber dos tipos de regulación externa: una la que da la Ley – de Comunicación-y otra la que dan los ciudadanos. Y la regulación de los ciudadanos (…) sobre los pedidos de rectificación o réplica”.

El miembro del pleno del Cordicom indicó que uno de los errores de los medios  de comunicación es creer que tienen una libertad sin límites, cuando en la práctica la aplicación de unos derechos no debe implicar la afectación de los derechos de los otros, especialmente de los ciudadanos. Para Reyes la discusión en torno a los límites de la libertad de expresión no está bien planteada  “y como no lo está aparecen estas voces pontificales, a decir que en el Ecuador existe censura y que hay una inquisición laica y capitalista”.

Hernán Reyes sustentó también el proceso de análisis que el Cordicom implementa para calificar contenidos en medios de comunicación y restó importancia a los cuestionamientos que se hacen sin el menor fundamento sobre el uso de teorías de especialistas en comunicación, semiótica y antropología.

Finalmente, a criterio del Consejero una salida para la confrontación entre medios de comunicación y Estado es que ambos se pongan en los zapatos de los ciudadanos. ¿Qué es lo que quieren, qué demandan, qué les molesta, qué requieren de los medios de comunicación? “Sería importante que los medios de información se acerquen más a la Cordicom para saber qué hace (…) Creo que debe darse un compromiso nacional de escucharnos un poco más, escuchémonos hablar en términos civilizados, nada más”

Deja un comentario