Comunicamos


José Enrique Finol en CUPRE 2014: “La sociedad puede evitar que contenidos violentos se sigan difundiendo”


Imprimir Enviar
19 de noviembre de 2014 - 11:43 am
Tiempo de lectura: 2 minutos | No. de palabras: 385 | 5039 visitas

“La violencia no es un gusto genético que esté en el ADN de las personas, es un gusto construido a través de los medios”, esta fue una de las reflexiones de José Enrique Finol, semiólogo venezolano, durante las charlas magistrales que se realizaron este martes en la segunda edición de la Cumbre para un Periodismo Responsable (CUPRE 2014).

El catedrático, quien actualmente es Prometeo en el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (CORDICOM), realizó una exposición donde relacionó dos conceptos fundamentales para comprender el actual escenario comunicacional mundial: sociedad del espectáculo y violencia simbólica.

DSC_3399

Finol explicó a los aproximadamente 2500 asistentes, que las personas están inmersas en lo que se conoce como la sociedad del espectáculo, una visión del mundo donde la imagen determina patrones de conducta. Para ejemplificar sus palabras habló sobre los selfies o autofotos, expresiones de la sociedad que a su criterio, revelan de manera contundente los “fenómenos de construcción social de la apariencia y del individualismo, en la que el sujeto es forzado a triunfar escalando por encima de los otros”.

Los contenidos violentos encuentran en la sociedad del espectáculo medios que privilegian su difusión a través de imágenes. La violencia, que enfatizó, ya no es solamente física, política, psicológica o económica, sino también simbólica porque es una expresión del poder que logra imponer como legítimas sus ideas dominantes.

DSC_3395

Según los estudios realizados por el semiólogo, en los contenidos mediáticos “la violencia real se representa a través de una maquinaria mediática que tiene como eje central de funcionamiento convertir la muerte en espectáculo” apelando de esta manera al deseo mórbido de las audiencias.

Para transformar esta realidad, Finol invitó a los participantes de la CUPRE a pensar que la violencia no es una forma genuina de comportamiento de la sociedad y por tanto las personas pueden desprenderse de ella y evitar que la demanda de estos contenidos sea la justificación para transmitirlos.

Ante la pregunta de ¿cuál es el papel de los periodistas en esta transformación? Finol invitó a sus oyentes a pensarse como promotores del cambio positivo de la sociedad, lo que implica que su labor es la de formar audiencias críticas ante los contenidos mediáticos. Además aseguró que no se debe subestimar el rol de la gente en los procesos comunicacionales, puesto que también son actores activos del cambio.

Deja un comentario