Comunicamos


La producción cultural otavaleña fortalece la identidad local y aporta a la diversidad nacional

• En 2009 la industria cultural hecha en Ecuador generó 42 mil puestos de trabajo y movilizó 3 millones de dólares.
Imprimir Enviar
25 de marzo de 2015 - 9:45 am
Tiempo de lectura: 3 minutos | No. de palabras: 545 | 2865 visitas

Gestores culturales, artistas audiovisuales, músicos, colegiales y universitarios de la ciudad de Otavalo, en la provincia de Imbabura, dialogaron este martes con el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom). El tema versó sobre los mecanismos para fomentar las industrias culturales y contó con 200 participantes. El diálogo se cumplió en el marco de las celebraciones del Pawkar Raymi o la Fiesta del Florecimiento, la fiesta de la inteculturalidad en el norte del país al cual asistieron aproximadamente 100 mil personas.
Mario Conejo Maldonado, ex alcalde Otavalo y gestor cultural, señaló que es momento de desterrar esas creencias y estereotipos sobre la música indígenas donde se dice peyorativamente que para “el indio solo falta una bocina”. Explicó que la producción cultural en Otavalo, por ejemplo, tiene basamentos profundos como tradiciones, cultura y creatividad. “En la vida del indígena de Otavalo la música está siempre presente y es reflejo de un pueblo que busca justicia y equidad. La música es “revolucionaria” en términos culturales y políticos y por eso debemos profundizar el rol de músicos y producciones”, indicó Maldonado.

4
Estas palabras fueron reafirmadas por Maldi Gramal, promotor cultural otavaleño radicado actualmente en España, quien se conectó vía Skype con el auditorio. Gramal contó que desde hace 30 años el fortalecimiento de la matriz cultural de su pueblo ha permitido a los artistas y sus creaciones trascender las fronteras. El pueblo otavaleño es reconocido por sus distintas expresioes culturales alrededor del mundo y consituye un claro ejemplo del potencial de la cultura ecuatoriana a nivel global.
El diálogo con la ciudadanía fue complementado con una visión institucional desde el Cordicom y el Ministerio de Cultura. Hernán Reyes, integrante del Pleno del Consejo aseguró que en al ámbito de lo cultural no alcanza solo con producir contenidos, hay que tener facilidades para difundir las creaciones. Señaló que la industria creativa de Otavalo es un ejemplo de como la cultura puede usarse para el cambio social. Sin embargo, enfatizó, en la necesidad de políticas que permitan abrir espacios en los medios a estos contenidos para que puedan ser apreciados por toda la población.

6
Para lograr este cambio, puntualizó Reyes, hay que transversalizar la interculturalidad y la producción cultural como ejes de la política pública. Para ello el Cordicom emitió el Reglamento del 1X1 que garantiza que el 50% de los productos musicales difundidos en las radios sean ecuatorianos. En los próximos días, adelantó el Consejero, se aprobará también un Reglamento de Interculturalidad con el que se promoverá la inclusión efectiva de pueblos, nacionalidades y colectivos en los contenidos mediáticos. “La interculturalidad atañe a pueblos, nacionalidades y colectivos que conformar la diversidad del país. El Reglamento de Interculturalidad será una manera de incentivar un verdadero diálogo entre culturas en Ecuador”, señaló Reyes.
Para concluir, Flormarina Montalvo, directora provincial del Ministerio de Cultura, detalló algunas cifras relacionada a la producción nacional cultural. “La producción nacional es una fuente económica y de trabajo que beneficial al país. Solo en 2009, esta actividad movió cerca de 3 millones de dólares y generó 42 mil puestos de trabajo”, precisó. Un ejemplo de la capacidad movilizadora de la cultura ecuatoriana son los 3000 asistentes que estuvieron presentes en el concierto “Pawkar Peguche”, iniciativa que permitió apreciar la riqueza y diversidad de la música Kichwa.

Deja un comentario