Comunicamos


Las mujeres ganan espacio en los medios con profesionalismo y trabajo

Cada vez son más las mujeres que aparecen en televisión, emisoras y diarios del país. Sin embargo, en los medios todavía no se alcanza una cuota de equidad de género.
Imprimir Enviar
22 de enero de 2015 - 7:26 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos | No. de palabras: 1446 | 30022 visitas
Fotos de archivo

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) en Ecuador habitan aproximadamente 16 millones de personas, de las cuales el 50,5% son mujeres. Datos de 2013 del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES) indican que las mujeres son el 56% de estudiantes en 9 universidades del país. Solo en la Universidad Central del Ecuador –la segunda más grande del país-, las mujeres inscritas en la carrera de comunicación social representan alrededor del 55% de las estudiantes de pregrado y el 46% de posgrado. Lo inquietante es que aunque las mujeres son las que más estudian comunicación, su presencia en medios está por debajo de la de los hombres. Según el Registro Público de Medios del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom) de cerca de 17 mil trabajadores de los medios de comunicación, apenas el 36% son mujeres.

 INFOGRAFIA-MUJERES

¿Por qué no hay más mujeres en los medios si son las que más estudian comunicación social? ¿Por qué algunos roles en los medios son desempeñados casi exclusivamente por hombres? En el siguiente reportaje analizamos estos temas desde la perspectiva de mujeres que se han desarrollado con éxito en el campo de la comunicación.

La lucha de las mujeres por abrir espacios mediáticos

sandraph

“Estoy y soy capaz” son las palabras que para la periodista y locutora Sandra Martínez definen el nuevo escenario comunicacional que viven las mujeres en Ecuador. Asegura que la inclusión en los medios es mayor ahora gracias al esfuerzo y lucha de varias predecesoras que ganaron espacios que por décadas fueron asociados con los hombres. Nos cuenta que en sus 25 años de experiencia en radio, una pregunta que antes no faltaba para contratar a una mujer era si tenía hijos o si pensaba tenerlos. Incluso en la actualidad, a su criterio, esto refleja una situación que debe ser superada: la discriminación a la mujer “por el hecho de ser madre”. Para Martínez la maternidad no es un impedimento y por el contrario es una muestra de poderío en la vida.

En el pasado las mujeres “no tenían los títulos, no tenían la preparación, solo tenían la afición.  Había una preferencia de los dueños de los medios a emplear hombres, por sus voces y también porque no tenían que lidiar con el asunto de la maternidad (…) A las mujeres que llegamos a los medios en los últimos tiempos nos tocó la parte blanda de la lucha, se puede decir. Porque llegábamos con nuestro diploma bajo el brazo y eso marcó una diferencia”.

Poco a poco, manifiesta Martínez, las taras son superadas y las mujeres ocupan espacios claves de los medios. En los últimos años la mujer se ha convertido en protagonista de la elaboración de la información. Esto no significa que exista paridad y equidad, sino que es reflejo de que la lucha por la igualdad da frutos, aunque falta muchas metas por alcanzar.

Hay que superar los estereotipos sobre la mujer en medios

3

Los retos de la mujer en los medios son muchos. Empoderamiento, promoción de los derechos humanos, lucha contra todas las formas de violencia, erradicación de imágenes estereotipadas y sexistas, acceso a las tecnologías y a los medios de comunicación son las acciones que para la periodista y entrevistadora de televisión Belkis Sánchez permitirán un cambio real para las mujeres en los medios. Hace cinco años que ejerce el periodismo y considera que su esfuerzo y capacidad es lo que le ha permitido acceder a espacios en los medios donde muchas veces las mujeres no fueron tomadas en cuenta.

“Me inicié en el periodismo como reportera de radio y en ese período, como siempre digo, aprendí la profesión con la gente y en las calles. Después tuve la oportunidad de presentarme para un casting en un canal de televisión para presentadora. No me fue muy bien, pero me di cuenta que en la televisión lo primero que miran es que la mujer sea físicamente agradable y después de eso sus capacidades profesionales. Toman una decisión final basados más en la belleza cuando ésta sólo debería ser el complemento de la preparación y no al contrario. Ahora hay menos este tipo de criterio de selección, en mi caso por ejemplo soy responsable de un noticiero y hago entrevistas. Esto gracias a que mi trabajo y profesionalismo fueron la carta de presentación”.

Belkis Sánchez está segura que con la Ley de Comunicación cada vez son más las mujeres que logran reconocimiento. Aunque también afirma que si no cambia la forma de pensar en los medios el cambio será lento. La idea que propone es superar la mirada donde la rentabilidad económica y el rating están por sobre la responsabilidad social. Espera que con el desarrollo de los medios comunitarios y públicos el escenario mejore sustancialmente. Medios donde las mujeres representen a la ciudadanía y su imagen sea seudónimo de la participación en el desarrollo social, económico, político y cultural del país.

Las mismas oportunidades y capacidades

sonidista

“Fui una de las primeras mujeres sonidistas del país y no ha sido nada fácil. Han habido productores que me han llamado y me dicen Cristian. Pero cuando les digo ¡no!, soy Cristina, me dicen sabes lo siento pero necesito un hombre para este trabajo y no me han contratado”. Lo que cuenta Cristina Arias, tecnóloga en sonido, es una de las situaciones que viven las mujeres en el sector de la comunicación. Todavía existen prejuicios de que algunas actividades sólo pueden ser desempeñadas por hombres, aunque con mujeres como en el caso de esta sonidista es indiscutible que todas pueden y en igualdad de condiciones. “Con mi experiencia he demostrado que la línea divisoria entre hombres y mujeres es cada vez más nula”.

La labor de los trabajadores de la comunicación, manifiesta Cristina, no es solo cargar un micrófono o poner una cámara. La preparación tanto académica como empírica es lo que le permite a una persona hacer bien o mal una actividad. Y dentro de esto, indica, no importa si eres hombre o mujer, lo que importa es el compromiso y vocación para hacer un trabajo. Desde el punto de vista de Cristina esta es la hora de que los medios aporten a la equidad e inclusión de la mujer en todos los espacios sociales. A más del acceso laboral es necesario que difundan imágenes equilibradas, tanto de la diversidad de las mujeres como de sus contribuciones al país más allá del roles domésticos.

Ecuador vive el momento preciso para el enfoque de género y se afianzan las prácticas tendentes a situar a la mujer como partícipe y protagonista del cambio social. En este sentido, de la mano de la Ley de Comunicación existe un cambio de objetivos y directrices en los medios: ahora se fomenta su rol de promotores de la igualdad y la no discriminación.

La propuesta del Cordicom por una comunicación incluyente

paulina

Paulina Mogrovejo, integrante del Pleno del Cordicom, explica que la mujer en el sector de la comunicación vive una condición de vulnerabilidad. A su criterio, los medios no permiten a las mujeres desarrollar su profesión en las mismas condiciones que sus compañeros: el trabajo se realiza en condiciones precarias, los sueldos son muy bajos, se dificulta la maternidad y no tienen la oportunidad de realizar tareas asociadas tradicionalmente con hombres como la fotografía, camarografía o el manejo de segmentos de política, economía o negocios. Hay todavía mucho por hacer a favor de una comunicación más incluyente.

“Tanto en el acceso al trabajo en los medios de comunicación como en la representación que se hace de la mujer en los contenidos mediáticos queda demostrado que no existen todavía condiciones de igualdad real. Seguimos con el pensamiento de que las mujeres son el sexo débil, que hacen mejor trabajo como amas de casa (…) y no así cargos de dirección, ni de toma de decisiones y mucho menos las asociadas con hombres”.

Para la consejera Mogrovejo debemos apostar por una sociedad de mayor igualdad social y económica, que mire en sus medios de comunicación mujeres en igualdad de condiciones con respecto a los hombres. Esto se enmarca en la necesidad de proponer mayores acciones afirmativas y normas que encajen con los derechos humanos plasmados en la Constitución y la Ley de Comunicación. El camino va por la sensibilización de esta problemática en los medios y en la ciudadanía. El Cordicom ha emitido reglamentación como la del proyecto comunicacional donde se determina que para acceder a frecuencias del espectro radioeléctrico los postulantes deben proponer contenidos plurales y diversos que eduquen y formen a las personas, así como garantizar equidad e inclusión en su nómina de trabajadores. Otras acciones han sido exhortos frecuentes en contra de contenidos sexistas, machistas o que estereotipen negativamente a la mujer.

Deja un comentario