Comunicamos


Christian Salinas: “Los radioescuchas no piensan en quien elaboró la información y eso muestra que la discapacidad no es un impedimento”


Imprimir Enviar
4 de December de 2014 - 4:54 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos | No. de palabras: 573 | 4354 visitas

Christian Salinas ha superado varios obstáculos producto de su discapacidad visual. Es periodista y hace cinco años trabaja en radio. En ocasiones, como todos los que ejercen la profesión, necesita ayuda y aunque no siempre la encuentra jamás ha fallado en su trabajo. Como todo periodista escribe noticias, hace entrevistas, se desplaza por la ciudad, su vida está sujeto a las coyunturas y al trajín cotidiano del oficio. Sin embargo, en su camino una dificultad que afronta en el día a día sin claudicar es el poco entendimiento de las personas sobre la discapacidad.

Cuando decidió estudiar comunicación social en la Universidad Central, cuenta, muy pocas personas creyeron en él. Todos aplaudieron su decisión pero solo su madre estuvo segura que Cristian llegaría, no solo a ejercer, sino a hacerlo con calidad y responsabilidad. “El principal limitante fue económico, pagar la matrícula y libros en braille que no siempre llegan al país. Para estos gastos vendí caramelos en los buses. Incluso después de graduarme, con el dinero de trabajo ambulante mantuve mi propia familia. Estoy casado y tengo hijos”.

discapacidad

Fueron necesarios varios años para que tenga una oportunidad de desempeñarse como periodista y esta llegó en un medio público. Las coberturas noticiosas, relata, le dieron la experiencia y aprendió a desenvolverse en todos los espacios. “Cosas básicas para el periodismo como qué información priorizar, contextualizar bien la noticias y verificar rigurosamente las fuentes, fueron buenas costumbres que llegaron con la práctica. La principal dificultad fue acostumbrarme a la dinámica. Por ejemplo, no puedo leer los boletines, información en la que todo periodista se basa y me llevó tiempo adquirir los equipos y tecnología que necesito por mi discapacidad para acceder a la información”.

Pese a las vicisitudes, Christian asegura que “para lograr las metas que uno se proponga solo se necesita entrega”. Tiene 39 años y está convencido que en esencia nada lo diferencia de sus colegas, excepto ciertas particularidades. “A diferencia de los demás periodistas yo hago mapas mentales de los lugares donde voy. A veces necesito preguntar cosas puntuales como ¿dónde está el parlante? o ¿dónde están ubicadas los actores de la noticia? Pero, para ser sincero, no siempre las cosas salen bien. Hay gente que pasa por tus narices y no te toman en cuenta, eso sobrepasa el deseo que uno puede tener”.

crisitian salinas1 copy

Las noticias de Christian están llenas de color y detalles, elementos desapercibidos por muchos de sus colegas. Es que en su cotidianidad nada esta demás, hasta un olor es información valiosa en su cobertura periodística. “La gente pasa por alto detalles, no porque no sean importantes, sino porque no se dan cuenta. Yo siempre estoy pendiente de los pormenores. Como trabajo en radio, y la inmediatez es un requerimiento, lo que percibo me ayuda a graficarle a la gente lo que cuento. Por ejemplo, no siempre puedo acercarme con rapidez a un funcionario, entonces todo lo que pueda escuchar es importante”.

La radio tiene para Cristian un significado especial. Las personas no saben quién está detrás de la noticia por lo que sus comentarios son decisivos para la autorreflexión. “Cuando un oyente hace crítica de mi trabajo sé que lo hizo por la noticia. Los radioescuchas no se ponen a pensar quien elaboró la información y eso  muestra que la discapacidad no es un impedimento. En cambio, si conoces las circunstancias de una persona, es una manera de evitar discriminar por su condición: ponerse en los zapatos del otro”.

Deja un comentario