Comunicamos




Se aprueba el Reglamento de Publicidad Infantil, una norma que avanza en la protección de la imagen de niñas, niños y adolescentes


Imprimir Enviar
13 de November de 2014 - 4:49 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos | No. de palabras: 543 | 8375 visitas

El Pleno del Consejo de Regulación aprobó este jueves, 13 de noviembre, el Reglamento de Publicidad Infantil, una norma que protege a los niños, niñas y adolescentes; es decir, al 38% de la población del Ecuador –según datos del último Censo del 2010-.

Este cuerpo legal, conformado por 26 artículos, es el resultado de un trabajo colectivo que incluyó, en una primera fase de levantamiento de información, varias reuniones de diálogo e intercambio de opiniones con representantes del sector publicitario y con autoridades de las instituciones encargadas de precautelar el interés superior de este grupo de atención prioritaria.

 El Reglamento de Publicidad Infantil constituye un logro, un triunfo en pro de garantizar derechos de los niños, niñas y adolescentes y está acorde a una de las conclusiones más importantes que se obtuvo de los encuentros con distintos sectores sociales: la necesidad de prevenir la manipulación de la imagen de niñas, niños y adolescentes en piezas destinas al estimulo del deseo y la necesidad de consumir.

 El reglamento indica la obligatoriedad de que los padres, tutores, o quienes ejercen la patria potestad otorguen una autorización escrita de uso de imagen de las niñas, niños y adolescentes hasta antes de cumplir 16 años de edad, de acuerdo a lo establecido en el artículo 63 del Reglamento General a la Ley Orgánica de Comunicación. A partir de los 16 años de edad se solicitará la autorización propia de los adolescentes.

Asimismo, la normativa determina que la publicidad no debe fomentar expectativas inalcanzables: los personajes ficticios deben ser claramente identificados como tales. La fantasía, incluyendo los dibujos animados, será idónea tanto para las niñas, niños y adolescentes en función de la categoría etaria.

En Ecuador, según una investigación del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y de los Consejos Nacionales de Igualdad (CNII), las niñas, niños y adolescentes pasan más tiempo promedio al año frente a la televisión que en la escuela (alrededor de 1400 horas anuales frente a 1000 horas anuales de escuela).

Elaborado con una lógica preventiva y con un enfoque de fomentar medios con responsabilidad social, el Reglamento de Publicidad Infantil determina, entre otras cosas, que los programas con contenidos destinados al público infantil que no superen los 25 minutos de duración, no pueden ser interrumpidos por los espacios publicitarios; es decir, la publicidad se emitirá –en estos casos- exclusivamente al inicio y al final del programa.

 El criterio de inclusión es otro punto a destacar en la normativa. El Reglamento de Publicidad Infantil determina que la publicidad que se difunda en la programación infantil y adolescente en los medios de comunicación audiovisuales deberá estar acompañada de la interpretación de lenguaje de señas y otros mecanismos para el acceso de las personas con discapacidad, de acuerdo con la Ley Orgánica de Comunicación.

 Un dato de interés para los medios públicos, comunitarios y privados que deben adaptar la publicidad que trasmiten a lo que manda el Reglamento de Publicidad Infantil, en un plazo de 90 días a partir de su entrada en vigencia, es que la publicidad en la que se utilice imagen de niñas, niños y adolescentes, especialmente de aquellos con discapacidad, enfermedad grave o catastrófica, deberá evitar la exageración, manipulación y explotación relacionada con su situación de salud, condición social, familiar, económica o cualquier forma de discriminación.

Deja un comentario